Remedios caseros de la enfermedad de Parkinson

Si ha recibido un diagnóstico de la enfermedad de Parkinson, tendrá que trabajar estrechamente con su médico para encontrar un plan de tratamiento que le ofrece el mayor alivio de los síntomas con menos efectos secundarios. Ciertos cambios de estilo de vida también pueden ayudar a hacer la vida con la enfermedad de Parkinson más fácil.

Alimentación saludable

Comer una dieta equilibrada que contenga muchas frutas, verduras y granos enteros. Comer alimentos ricos en fibra y beber una cantidad adecuada de líquidos puede ayudar a prevenir el estreñimiento que es común en la enfermedad de Parkinson. Una dieta equilibrada también proporciona nutrientes, como los ácidos grasos omega-3, que pueden ser beneficiosos para las personas con la enfermedad de Parkinson.

Si usted toma un suplemento de fibra, asegúrese de introducir poco a poco y beber mucho líquido al día. De lo contrario, el estreñimiento puede empeorar. Si usted encuentra que la fibra ayuda a sus síntomas, lo utilizan de forma regular para los mejores resultados.

Caminando con cuidado

La enfermedad de Parkinson puede alterar su sentido del equilibrio, lo que dificulta caminar con una marcha normal. Estas sugerencias pueden ayudar:

  • Trate de no moverse demasiado rápido.
  • Trate de que su talón de huelga el primer piso mientras camina.
  • Si usted nota que arrastrando los pies, deténgase y verifique su postura. Lo mejor es ponerse de pie.
  • Busque en frente de usted, no directamente al suelo al caminar.

Evitar caídas

En las etapas posteriores de la enfermedad, puede caer más fácilmente. De hecho, usted puede ser desestabilizado por un pequeño empuje. Las siguientes sugerencias pueden ayudar:

  • No pivote su cuerpo sobre sus pies mientras gira. En su lugar, hacer un cambio de sentido.
  • No se apoye ni alcanzar. Mantenga su centro de gravedad sobre sus pies.
  • No lleve cosas mientras camina.
  • Evite caminar hacia atrás.

Actividades de la vida diaria

Las actividades de la vida diaria, tales como vestirse, comer, bañarse y escribir, puede ser difícil para las personas con la enfermedad de Parkinson. Un terapeuta ocupacional le puede mostrar las técnicas que hacen la vida diaria más fácil.